No Más Excusas

Mientras nuestro movimiento comienza otra gran semana de acción en Washington, DC, con el lanzamiento del Ayuno Nacional por las Familias y la marcha Juventud en Acción, algunos republicanos de la Cámara Baja han empezado a decir que la reforma migratoria no se va a dar este año, utilizando excusas como que no hay suficiente tiempo en el calendario. Están equivocados.
Si el presidente de la Cámara, John Boehner, sólo programara un voto en el pleno, la mayoría bipartidista votaría y aprobaría la reforma con vía hacia la ciudadanía hoy mismo. En lugar de eso, Boehner y el liderazgo del Partido Republicano están eligiendo bloquear la reforma, permitiendo que 1,120 familias continúen siendo separadas cada día.

Nuestro movimiento debe ser rápido y firme en cuestionar al liderazgo de la Cámara Baja por sus intentos de reducir las expectativas en relación con lo que el Congreso puede lograr este año. Les debemos mostrar que hay consecuencias por su inacción y que no aceptaremos un no por respuesta. No nos vamos a ir. No dejaremos de luchar hasta que tengamos una solución permanente que coloque a los 11 millones en la vía hacia la ciudadanía. Haremos lo que sea necesario.

Cuando el representante Mario Díaz-Balart trató de decir que la reforma estaba muerta, María Rodríguez, de la Coalición Migratoria de Florida, fue rápida en responder: “La reforma migratoria no está muerta hasta que nosotros lo digamos. Nuestro movimiento es más fuerte que nunca y no vamos a desaparecer”. Y a finales de la semana pasada, Igor Volsky, de Think Progress, reportó que el coordinador de la bancada mayoritaria, Kevin McCarthy (R-CA), le dijo a grupos pro inmigrantes que la Cámara Baja no puede tomar la reforma migratoria este año.

La respuesta de Volsky fue: “Como resultado, una enmienda para deportar a inmigrantes elegibles para el DREAM Act —la cual fue aprobada con abrumador apoyo republicano en junio— será la única medida migratoria en haber recibido un voto en el pleno de la Cámara Baja en 2013”. El movimiento pro reforma migratoria y nuestros aliados deben estar firmes y listos para cuestionar a cualquiera que se interponga en nuestro camino y bloquee la reforma.
Los republicanos de la Cámara Baja tienen la oportunidad de terminar esta crisis moral causada por nuestro descompuesto sistema migratorio, y si no actúan, nos toca a nosotros mostrarles las consecuencias políticas de ese bloqueo.

PUNTOS DE DISCUSIÓN:

• Aprobar la reforma migratoria no es asunto de calendario, sino de voluntad. Es un atropello que cualquier miembro del liderazgo de la Cámara Baja diga que no hay suficiente tiempo para votar por la reforma migratoria. En este momento, hoy mismo, los votos existen para aprobar la reforma migratoria con vía hacia la ciudadanía. La Cámara tiene noviembre y diciembre para encontrar el tiempo y programar el voto, porque la vida de nuestras familias está en riesgo.
• A principios de este año los líderes republicanos de la Cámara Baja hallaron tiempo para dar al representante Steve King (R-IA) un voto para su enmienda para deportar DREAMers. Ciertamente podrían encontrar tiempo para hacer avanzar el voto para la ciudadanía este año. Han estado elaborando proyectos de ley en secreto durante años, ahora necesitan dar pasos inmediatos y llevar un proyecto al pleno.
• No nos han disuadido las excusas y la inacción de los republicanos porque creemos en el poder de nuestro movimiento. Nos fortalecemos cada día, y si los líderes de la Cámara Baja no llevan a voto la ciudadanía este año, nuestro movimiento será implacable en castigar a aquellos que bloquean la reforma.
• Esta lucha es personal para nosotros. Cada día que la Cámara Baja falla en actuar en la reforma migratoria es un día más que 1,120 familias son apartadas por deportaciones sin sentido. Nosotros haremos lo que sea necesario para detener eso. Es por ello que seguiremos luchando —contra los republicanos de la Cámara Baja y contra el gobierno de Obama— para detener las deportaciones de gente que debería estar en una vía hacia la residencia permanente, no hacia la separación permanente.
• Si los republicanos de la Cámara Baja no son influidos por la pérdida humana y la crisis moral causada por nuestro descompuesto sistema migratorio, les hablaremos en el lenguaje que entienden, el lenguaje de la política y el futuro de sus carreras políticas. • Votantes latinos, asiático-estadounidenses e inmigrantes demostraron su poder en 2012 como nunca antes, y en 2013 esos votantes probaron una vez más su influencia fundamental en los resultados de las elecciones. Boehner puede hacer que su partido se encarrile con los votantes latinos, asiático-estadounidenses e inmigrantes con una simple acción: programar un voto por la reforma migratoria ahora.
• En 2014, más de 40 republicanos de la Cámara Baja tendrán contiendas competitivas y tendrán que responder a los votantes latinos. Algunos de esos republicanos perderán si el tema migratorio no es resuelto antes. Y si los republicanos aún son responsabilizados por bloquear la reforma migratoria de cara a 2016, los demócratas podrían ganar de manera arrolladora.
• Los líderes republicanos necesitan entender que nuestro movimiento va a tener éxito. Nuestro movimiento se vuelve más poderosos cada día. Este es el momento de la verdad para los republicanos. La pregunta para su partido es si deciden hacer lo correcto y aprobar la reforma o continúan hacia el precipicio demográfico y se relegan a sí mismos a ser un permanente partido mayoritario.

Did you like this? Share it:

Comments are closed.